Una historia de cohetes

Desde 1957 con el lanzamiento del primer satélite al espacio (Sputnik) hasta 1989 con la caída del muro de Berlín, la guerra fría se trasladó al espacio con el lema “quien domine el espacio dominara el mundo”. En la historia de desarrollos aeroespaciales, no solo se trató de cumplir aquello que Julio Verne soñó en 1865, sino en construir un nivel de desarrollo tecnológico que los demás respeten e incluso teman y esta es una de esas historias. Luego de algunas décadas de relativa calma, con el envió de sondas a marte como evento más destacado, personajes como Elon Munsk (Space X), Jeff Bezos (Blue Origin) y Richard Brandson (Virgin Galactic) la agenda aeroespacial ha retornado a los grandes titulares.  Por estos días el satélite argentino Saocom 1B está cumpliendo su primer año en órbita y se acaba de firman un convenio entre la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la Plata (UNLP) y la empresa nacional Veng para fabricar el lanzador de satélites Tronador II. En otro ejemplo de la capacidad logística de los estudiantes y científicos argentinos, el próximo 20 de diciembre la empresa SpaceX con su cohete Falcon 9 lanzará microsatélites -pesan menos de 500 gramos- creados en su versión prototipo por alumnos de una escuela técnica marplatense. Pero el desarrollo de la cohetería nacional y la idea del acceso al espacio como una política de estado, implica destacar al menos algunos acontecimientos curiosos que forman parte de la historia reciente.  Un día después del desembarco de las tropas argentinas en Malvinas, los técnicos que se encontraban en el país para calibrar los misiles Exocet, comprados meses antes a Francia, se retiraron rápidamente del país y los dejaron “inutilizables” ya que era imprescindible efectuar un diálogo electrónico entre el avión francés Super Étendard y dicho misil. En una historia propia de espías, un empleado infiel de la fábrica de misiles, pasó en forma secreta los códigos a la marina argentina y se logró activarlos. Estos aviones equipados con el Exocet (se disponía de seis) causaron el mayor daño a la flota británica desde la segunda guerra. A tal punto llegó la preocupación, que un comando especial de las fuerzas inglesas (SAS) aterrizó en el continente con el fin de destruir los aviones y asesinar a sus pilotos. La misión no logró completarse y la patrulla escapó a través de la frontera con Chile (Larraquy, 2020). Esta delicada situación, punto de partida de esta crónica, refleja hasta qué punto la dependencia tecnológica impacta en el desarrollo de una guerra, pero también en la vida cotidiana de las naciones, enseñanza que la pandemia también nos recuerda. La cohetería como elemento bélico ya se utilizaba en algunos escenarios tan disímiles como las guerras napoleónicas o la misma batalla de Vuelta de Obligado, donde una lluvia de cohetes de la flota anglo francesa produjo bajas (Pablo de León, 2018).  Para sorpresa de algunos, en el siglo XX ya existían publicaciones y científicos como Teófilo Tabanera, dedicados al estudio de la actividad espacial en la Argentina. Manuel Savio, creador de Fabricaciones Militares,  fue uno de los primeros en advertir que un arma de vanguardia alemana, el cohete volador V2, también podía ser útil como método de transporte para alcanzar grandes alturas. Desde entonces, comenzó una tarea de reclutamiento de científicos (algunos buscados por crímenes de guerra en Europa) que hubiesen trabajado en ese proyecto, una iniciativa que tanto los Estados Unidos como la Unión Soviética ya desarrollaban a todo vapor. Algunos de los científicos que arribaron a la Argentina por esas gestiones fueron el francés, Emile Dewoitine, quien participó en la construcción del primer avión a reacción latinoamericano y octavo en el mundo: el Pulqui. El alemán, Reimar Horten, quien creó un modelo de avión conocido como IA-38 (“Naranjero”) y Kurt Tank, alemán, diseñador y piloto de pruebas, quien participó en la creación del Pulqui II, un prototipo de avión caza que fue presentado oficialmente en 1951 en el Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires, acontecimiento registrado por Sucesos Argentinos. Pese a su desarrollo tecnológico de jet que competía con aviones como el Sabre en Estados Unidos, el Tunnan en Suecia y el Mig-15 en la URSS, nunca fue producido en serie y tan solo se llegaron a  fabricar cinco aviones (Artopoulus, 2012). La inmigración de científicos no solo trajo avances tecnológicos sino historias disparatadas y casi surrealistas. En 1948 el mismo Tank le recomendó a Perón contratar a un físico llamado Ronald Richter, quien convenció -a casi todos- de haber logrado nada menos que la fusión atómica en un laboratorio secreto de la Isla Huemul, en el lago Nahuel Huapi. El acontecimiento fue anunciado por el gobierno argentino el mismo año 1951, apenas un mes después de la presentación oficial del Pulqui II (Mariscotti, 2016). Pero el descubrimiento no fue tal, Richter fue considerado un charlatán y al poco tiempo el complejo fue cerrado. Hoy la isla Huemul es una potencial atracción turística frente a Playa Bonita. En un devenir no lineal de la historia, los sucesos de la isla Huemul y luego la creación del Instituto Balseiro (1955), es posible que hayan promovido la creación de un notable polo tecnológico en la ciudad de Bariloche, y que reúne actualmente el citado Instituto, la empresa INNVAP (Radares y satélites) y otras empresas como Intecnus (Medicina nuclear y radioterapia). Volviendo a la historia espacial de nuestro país, el desarrollo de cohetes que comenzó por esa época no se detuvo: Tábano (1947), PAT-1 (1951), PA X-4 (1953), Martin Fierro 1 1959), Alfa Centauro (1960), Beta Centauro (1961), Proson (1963), Orión (1965), Castor (1969) y sigue la lista. En un acontecimiento sorprendente, Argentina en 1965, apenas algunos años después del lanzamiento soviético que inauguró la era espacial del Sputnik I en 1957, se convirtió en el tercer país en el mundo en realizar el lanzamiento de un cohete. Se trató de un experimento para medir la radiación electromagnética a 40 km de altura, en la denominada “Operación Matienzo”. Con sus cohetes Canopus y Riegel, Argentina intentaba trasladar cargas útiles a 100 km de altura y los distintos lanzamientos se realizaron desde Mar Chiquita y desde el Chamical entre 1966 a 1974 con resultados promisorios. Parecía que la colocación de un satélite en órbita era un paso posible a mediano plazo. Pero aquí volvemos a la escena de los Exocet que inauguró el relato. Luego de ese periodo de desarrollo aeroespacial el proyecto del misil Cóndor pateó el tablero. El diseño de un cohete, en el marco de un programa de satelización, se convirtió (el viraje ocurrió en la guerra de Malvinas) en un misil balístico con alcance de 700 a 800 km. (Las islas Malvinas están a 550 km de la costa). Se construyó una fábrica para producir el misil en Falda de Carmen, Córdoba. La financiación se logró con dinero proveniente de Irak, con apoyo de Egipto y se contó con una compleja trama de transferencia tecnológica de Alemania e Italia (Pablo de León, 2017). Frente a este sorpresivo desarrollo, Estados Unidos -en sintonía con el Reino Unido- comenzó el trabajo de presión para interrumpir el proceso. Con el advenimiento de la democracia, Raúl Alfonsín decidió sostener dos proyectos de la Fuerza Aérea: el avión de entrenamiento Pampa y el misil Cóndor II, que se hizo público en 1987. Pero la presión internacional (Estados Unidos) fue en un aumento decisivo (Granovsky, 1992) y aunque se programó un primer lanzamiento en 1988 en Cabo Raso (Chubut), finalmente fue cancelado por el mismo Alfonsín por pedido de su canciller Dante Caputo. La historia del misil culminó en el gobierno de Carlos Menem – en el clímax de las relaciones carnales-  con el desguace y finalización operativa de todo el proceso y desarrollo: Instalaciones, planos, estructuras y recursos humanos altamente calificados. De hecho, en un derrotero penoso los segmentos del misil, lanzadera, cohetes, etc. fueron enviados en secreto a España y luego a los Estados Unidos. El embajador norteamericano Todman logró así uno de sus objetivos. El operativo de desmantelamiento por arrastre también interrumpió el proyecto aeroespacial con fines civiles, y el plan de lanzar satélites desde un propulsor nacional. Los avances en las últimas décadas han sido lentos y difíciles.  Se logró construir en 1996 un satélite enteramente argentino (Mu-Sat-1) en el que intervinieron científicos que habían participado del Cóndor y luego otros satélites. Pero el proyecto de un lanzador propio, anunciado en 1997 (Tronador) ha tenido avances y, sobre todo, retrocesos. El último lanzamiento realizado en el 2017 (VEX5A –fabricado en el 2015- ) fue un ensayo que culminó con la explosión de vector luego de un breve ascenso. Existe actualmente un plan de reactivación espacial de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) que quizá sea la oportunidad definitiva para que el acceso al espacio se convierta en una realidad a corto plazo, sueño por el cual vienen trabajando contra marea, varias generaciones de científicos argentinos.   Federico Pavlovsky.

4 respuestas

    1. Hola Silvia, gracias. Es notable como Argentina construye, crece, luego el programa se desarma, se olvida, luego viene otro y crea algo magnifico, y el circulo muchas veces sigue asi…… como investigadora debes conocer este loop. gracias por leer la cronica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.